La madera de agar se ha asociado históricamente a las costumbres y rituales espirituales de Oriente Medio y Asia, pero rara vez se utilizaba en el mundo occidental. Se le menciona en las Antiguas y Nuevas Escrituras , y le se refiere con la palabra hebrea "Ahalim", el nombre